Autoprotección

Autoprotección

Según la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos de las Naciones Unidas de 1998, las autoridades estatales son responsables de proteger individuos y grupos que promuevan y defiendan los derechos humanos. Desafortunadamente, en muchos casos son los mismos gobiernos y oficiales estatales que desatan represión y asaltos contra defensores/as de derechos humanos (DDHs), o que la hacen vista gorda cuando los defensores son minados por actores no-estatales.

Nuestra experiencia ha demostrado que todos los individuos, organizaciones y comunidades tienen ciertas capacidades que les permiten enfrentarse a amenazas o a actos de agresión y reivindicar su derecho a defender los derechos humanos de formas no violentas. Sin embargo, en muchos casos, hace falta un mínimo de apoyo, capacitación y acompañamiento externo en el proceso para desarrollar y fortalecer estas capacidades, especialmente cuando los riesgos diarios son altos y están en evolución constante.