Criminalización

La criminalización es un fenómeno multifacético que se ampara de leyes y disposiciones del código penal para atacar a los defensores de los derechos humanos (DDHs) con el objetivo de obstaculizar su trabajo en la defensa de los derechos humanos.

La naturaleza de la criminalización:

  • Es un proceso, tomando la forma de intervenciones, investigaciones y procedimientos criminales, y hasta la condena de DDHs.
  • Es un resultado que produce un impacto negativo, no solamente en el trabajo de los DDHs, sino también en la seguridad y el bienestar de sus familias, organizaciones de la sociedad civil, y del movimiento social del país entero.

 

Etapas en la criminalización:

  1. La primera etapa se apoya en leyes y marcos normativos como el código penal, la regulación antiterrorista y dictámenes criminales contenidos en códigos administrativos o laborales. Las llamadas “leyes ONG,” que se adoptan para regular estrictamente el registro y operación de organizaciones de la sociedad civil (OSC), se han erigido como la manifestación primaria de los marcos legales desarrollados para reducir el espacio de acción de la sociedad civil y para criminalizar el trabajo de los DDHs.
  2. La etapa secundaria se apoya en un abanico de actores diferentes, que intervienen en el proceso de criminalización: actores públicos (por ejemplo: policía, oficiales gubernamentales, oficiales jurídicos como jueces, fiscales, etc.) y privados (como empresas, medios de comunicación). 

 

Cómo contrarrestar la criminalización

Existen dos tipos de respuestas contra la criminalización:

  1. Acciones reactivas que tratan con casos concretos.
  2. Acciones preventivas que apuntan a responder y contrarrestar la estigmatización y los pasos preliminares hacia la criminalización.

Las intervenciones necesitan adoptar un enfoque múltiple para tener impacto:

  • Político: Hay tres escalas de intervención – local, nacional e internacional – que se pueden hilvanar activando redes de apoyo a nivel local, nacional e internacional. También se incluyen intervenciones de diplomacia pública.
  • Legal: Las estrategias legales utilizadas en tribunales regionales e internacionales sirven para contrarrestar leyes nacionales “negativas”, mientras se promueven leyes “positivas” que reconocen el papel de los DDHs. Además, se pueden realizar estrategias legales para fortalecer la responsabilidad de fiscales y jueces, son actores decisivos en la criminalización de los DDHs.
  • Económico: El apoyo financiero a las OSC debe consistir en financiaciones más flexibles y debe apoyar la financiación de los gastos legales de los DDHs criminalizados. El apoyo no debería limitarse a asistir a DDHs individuales criminalizados, sino también cubrir a sus familias y hasta a las OSC con las que los defensores colaboran. Además, debería incluir apoyo psicosocial para contrarrestar la estigmatización que yace de falsas acusaciones criminales.

 

La criminalización es una de nuestras áreas temáticas de investigación fundamental y aplicada. Ver:

Qué

Capacitación

Capacitación

  Desde 1998, Protection International (PI) sigue la situación de los Defensores de los Derechos Hum...

Políticas Públicas

Políticas Públicas

  Creemos firmemente que la protección de los DDHs debería surgir de la política pública vigente, y...

Protección Colectiva

Protección Colectiva

La Oficina de Protección Colombia (PDCOL) – el proyecto colaborativo de PI y Pensamiento y Acción So...

Redes de protección

Redes de protección

Nuestra decisión de trabajar particularmente la protección de Defensores de los Derechos Humanos (DD...

Empresas y Derechos Humanos

Empresas y Derechos Humanos

En PI, creemos que los frutos del desarrollo económico, el crecimiento, y la prosperidad deben benef...

Mantente en contacto

Suscríbete a nuestro boletín

Difunde nuestra palabra