8 de marzo de 2022

Día Internacional de la Mujer

Entrevista con Aída Pesquera

  En noviembre de 2021, preguntamos a algunas de las defensoras de los derechos humanos que trabajan para Protection International (PI) sobre sus experiencias, pasiones y visiones para un futuro mejor. Ahora, con motivo del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) y para celebrar el extraordinario trabajo de las mujeres, hemos traducido esta serie de entrevistas con defensoras de los derechos humanos al francés y al español.
 

 

Aída Pesquera, Representante de País de PI en Colombia y Brasil.

 

 

¿Qué la inspiró a convertirse en defensora de los derechos humanos?

Al crecer en Colombia, las injusticias que ocurren a mi alrededor nunca han pasado desapercibidas. Durante más de 20 años, he estado trabajando junto a mujeres rurales defensoras de derechos humanos en diferentes contextos. Sigo inspirándome en las mujeres con las que he vivido y compartido el día a día, especialmente aquellas que han superado tantas adversidades.

 

¿Existen suficientes protecciones y mecanismos de apoyo para las mujeres defensoras de derechos humanos en su Colombia?

Para nada. Las mujeres en América del Sur son cruelmente asesinadas y amenazadas con perder su vida o la de sus seres queridos por defender los bosques, ríos o páramos de la codicia de las empresas transnacionales. Las medidas de protección existentes no se ajustan a las necesidades de protección de las mujeres rurales. Son desconocidos como interlocutores por parte de las entidades públicas y de los medios de comunicación, quienes sistemáticamente subestiman sus capacidades para hacer propuestas de protección en defensa de sus derechos y de sus comunidades.

 

¿Cuál ha sido su momento de mayor orgullo hasta ahora trabajando para PI?

Cada día que escucho alzar la voz a una mujer indígena, negra o campesina, me siento honrada por la posibilidad de estar cerca de ellas. He tenido muchas oportunidades de sentir felicidad y orgullo por el trabajo que realizo.

Si tuviera que mencionar algunas, diría que un momento de mucho orgullo fue cuando acompañé a las mujeres rurales en su participación en el diseño de un diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia—Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno de Colombia. en relación con el Acuerdo de Paz firmado entre ellos en Colombia. Este fue un momento histórico, ya que nunca habían podido alzar la voz tan públicamente como lo hicieron en ese momento.

Aparte, también tuve la oportunidad de acompañar a la Plataforma Nacional de Incidencia de las Mujeres Rurales en Colombia, que fortaleció sus capacidades para hacer oír su voz. Un día lograron organizar un evento en el que representantes indígenas, negros y campesinos exigieron respuestas a los candidatos a las elecciones presidenciales. Los medios de comunicación cubrieron el evento, y ayudó a demostrar al público en general que estas mujeres poderosas tienen un conocimiento profundo de la realidad de su país, que son clave para la preservación de la memoria ancestral de las comunidades, y que tienen muy importantes propuestas de política pública para la defensa de los derechos ambientales y territoriales.

 

En su opinión, ¿cuáles han sido los cambios culturales más importantes relacionados con la igualdad de género y los derechos de las mujeres que conocido a lo largo de su vida?

La realización del derecho al aborto sin restricciones en varios países es un avance clave, así como las discusiones y decisiones cada vez más frecuentes sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. Creo que son avances muy significativos para que las mujeres puedan ejercer libremente sus derechos.

 

¿Cómo le repercute su condición de mujer en su trabajo diario de protección de los derechos humanos?

Creo que como mujeres activistas y defensoras tenemos que hacer esfuerzos adicionales para demostrar que nuestras opiniones y propuestas son legítimas y válidas. Siento esto cuando hablo con las autoridades o con un hombre con lógica machista todos los días. Gente así asume que las mujeres son buenas para “cuidar” de los demás pero no para desarrollar propuestas de protección inteligentes y viables. Esto, por supuesto, simplemente no es cierto.

 

¿Qué consejo tiene para las mujeres jóvenes de Colombia que están presenciando injusticias?

Únete a otras y lucha por lo que crees que es justo.

 

Con la mirada puesta en el futuro, ¿qué le da esperanza?

Me da esperanza ver mujeres unidas y organizadas por causas comunes. Creo que la fuerza necesaria para cambiar un mundo predominantemente patriarcal está ahí, en la articulación de las mujeres en sus movimientos.

 

Por último, un poema que te inspire...

 

Soy mujer.
 Y un entrañable calor me abriga
cuando el mundo me golpea.
Es el calor de otras mujeres,
de aquellas que hicieron de la vida
este rincón sensible, luchador,
de piel suave y corazón guerrero.

Poema: Soy Mujer - Alejandra Pizarnik