A más de un año de la visita a Honduras de la Sra. Margaret Sekaggya, Relatora de la ONU sobre la situación de defensora/es, los ataques y hostigamientos en contra de defensora/es en ese país no han cesado. Tal como lo describió Protection International en su documental “La ley del más fuerte”, la/os defensora/es siguen necesitando una institucionalidad que les proteja y una mayor atención por parte de la comunidad internacional.

 

Protection International entrevistó a varia/os defensora/es que diariamente enfrentan la ley del más fuerte, y la impunidad persistente que caracteriza a las violaciones de sus derechos. El rodaje de ese documental se realizó pocas semanas antes de la visita de la relatora Sekaggya a Honduras en febrero de 2012.

Desde entonces siguen registrándose numerosos atropellos contra defensora/es. El pasado 24 de mayo 2013, Berta Cáceres, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), entrevistada por PI en el citado documental, fue arbitrariamente detenida durante un operativo militar. Aunque fue liberada a las pocas horas de su detención, hasta la fecha sigue enfrentando un juicio penal.

Tras la presentación del informe de la Relatora Sekaggya ante el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra el 4 de marzo pasado, Protection International, en colaboración con Aci-Participa, ERIC, CEJIL, y el SIDH, en Ginebra, realizó un debate en torno a los retos en materia de protección de la/os defensora/es en Honduras.

Como lo notó la Relatora, dicho intercambio, el cual contó con la participación del Sr. Diáz Arrivillaga, Embajador de Honduras en Suiza, “dio una nueva oportunidad para dar seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones de su informe”.

Leo Valladares, de ACI-Participa destacó que “Desde las primeras observaciones y recomendaciones que dio la Relatora, hasta las recomendaciones finales, el impacto que tuvieron en la sociedad hondureña y en los sectores gubernamentales fue muy grande.”

Según CEJIL“El informe que presentó la Relatora Sekaggya constituye un aporte valiosísimo. No pueden existir más pretextos, las guías están dadas y corresponde ahora a las autoridades hondureñas demostrar su voluntad real de cumplir y hacer realidad estos derechos y garantías para todas las personas que defiendan derechos humanos”.

Por su lado, el Embajador de Honduras reconoció la gravedad de la situación al señalar que: “El gobierno de Honduras coincide con la Relatora Especial que la situación de los derechos humanos en nuestro país es delicada y vulnerable, y es consciente de que debe trabajar fuertemente para ver avances significativos en esa situación”.

PI reitera la urgencia de implementar una política integral de protección a defensora/es, solicita un juicio justo a favor de la defensora Berta Cáceres, pide la apertura de una Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y urge a todas las entidades internacionales recordar al Estado hondureño la debida implementación de las recomendaciones de la Relatora Sekaggya.