"Las mujeres y niñas negras en Brasil, estamos por nuestra cuenta"

Foto: Fernando Frazão / Agência Brasil

 

Cada 25 de julio, desde 1992, se celebra el Día Internacional de la Mujer Negra Latinoamericana y Caribeña, con el objetivo de resaltar la lucha y resistencia de las mujeres negras, así como los logros de derechos y ciudadanía que han logrado, pero también hacer visible la falta de políticas públicas para protegerlos, luchando contra los actos discriminatorios que aún persisten y el agravamiento de la pobreza.

Con motivo de este día, Maria Sylvia de Oliveira, Coordinadora de Políticas para la Promoción de la Igualdad de Género y Raza del Geledés-Instituto de Mujeres Negras, organización feminista negra brasileña socia de Protection International, comparte sus pensamientos:

 

Recientemente leí un texto que afirma que en tiempos de crisis las mujeres son las primeras en ver suprimidos sus derechos. En la intersección de género y raza, históricamente a las mujeres y niñas negras se les ha negado sistemáticamente el acceso a los derechos básicos y fundamentales. Las pésimas condiciones de vida de la gran mayoría de la población negra en Brasil son ampliamente conocidas: tenemos abundancia de datos estadísticos que demuestran el altísimo nivel de desigualdad en el acceso a bienes materiales y simbólicos y las letales consecuencias de esta desigualdad.

La crisis pandémica ha puesto de relieve la enorme brecha de desigualdades y las precarias condiciones de vida de casi la mitad de la población brasileña, las desigualdades que azotan, no por simple coincidencia, la vida de la población negra en Brasil. Los impactos de la pandemia en las actividades laborales (formales o informales) colocan a esta porción de la población en una situación de hambre y pobreza extrema, siendo las mujeres y niñas negras las más afectadas por esta crisis de salud. Permitir, por omisión, que cerca de 20 millones de personas regresen al mapa del hambre es promover el genocidio.

En julio de 2021, a un año y cuatro meses de estar viviendo una crisis de salud sin precedentes, registramos más de 530.000 muertes por covid-19, una crisis que lamentablemente afecta a las poblaciones más pobres y las respuestas del Estado para contener el coronavirus, especialmente cuando hablamos de la población pobre periférica, en su mayoría negra, eran extremadamente insuficientes e ineficientes. Los datos muestran que las personas negras tienen un 62% más de probabilidades de morir de covid-19 que la población no negra.

El racismo se expresa en la omisión total del Estado, que fue muy evidente en este momento de pandemia, profundizando las desigualdades en los últimos años y aumentando las violencias y violaciones a los derechos humanos de la población negra, pero de una manera muy contundente de las mujeres y niñas negras, esta porción de la población que representa el principal grupo de pobreza en Brasil: el “Matriarcado de la Miseria”, como señaló Sueli Carneiro, en su texto del mismo título de septiembre de 2000.

“La expresión matriarcado de la miseria fue acuñada por el poeta negro y nororiental Arnaldo Xavier para designar la experiencia histórica de la mujer negra brasileña en la sociedad brasileña marcada por la exclusión, la discriminación y el rechazo social y, a pesar de estas condiciones, su papel de resistencia y liderazgo de sus comunidades miserables.” El texto de Sueli, 21 años después, es tremendamente actual.

Los indicadores sociales disponibles continúan ratificando el discurso de Arnaldo Xavier utilizado por Sueli, y estas mujeres continúan esperando que se implementen medidas concretas para revertir este “matriarcado de la miseria”.

Sabemos que promover el hambre es una de las estrategias para intentar controlar los cuerpos negros, una forma de socavar nuestra capacidad de reacción, de organización.

En el escenario actual, la acción de los movimientos sociales es considerada antiestatal y en este sentido estos movimientos son tratados como enemigos, criminalizados, estrategias para inhibir la acción y la libertad de expresión de estos movimientos, utilizar la ley de seguridad nacional en un intento de silenciar a los opositores, por ejemplo, esto es lo que vivimos hoy en el Brasil posgolpe, ya que estos movimientos están resistiendo las violaciones de los derechos previstos y consagrados en la Constitución Federal y el total desmantelamiento de las políticas sociales que se están llevando a cabo a favor de una falsa política de austeridad impuesta por fuerzas conservadoras y fundamentalistas, en este momento, en el Estado brasileño y de forma muy violenta.

Ha habido un aumento significativo en el número de asesinatos de defensores de derechos humanos en los últimos años, con la muerte de Marielle Franco, en Río de Janeiro, un claro ejemplo de esta violencia.

Vivimos en un ambiente absolutamente hostil a la agenda racial con este gobierno.

Estamos por nuestra cuenta.

 

Para leer el texto en su idioma original (portugués), haga clic aquí.