8 de marzo de 2022

Día Internacional de la Mujer

Entrevista con Mae Ocampo

En noviembre de 2021, preguntamos a algunas de las defensoras de los derechos humanos que trabajan para Protection International (PI) sobre sus experiencias, pasiones y visiones para un futuro mejor. Ahora, con motivo del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) y para celebrar el extraordinario trabajo de las mujeres, hemos traducido esta serie de entrevistas con defensoras de los derechos humanos al francés y al español.

Mae Ocampo de Filipinas, Directora Ejecutiva de PI

 

¿Qué la inspiró a convertirse en defensora de los derechos humanos?

Soy una hija de la ley marcial (así llamamos a las y los filipinos que nacieron durante la época de la dictadura). Soy una hija filipina que vivió la dictadura de Marcos cuando la corrupción y los asesinatos extrajudiciales eran la 'norma'. Me crie en la ciudad de Ángeles, Pampanga, en barangay Cutcut, que estaba muy cerca de la (antigua) base militar de los Estados Unidos llamada US Clark Air Base, la instalación más grande fuera de los Estados Unidos (EE. UU.).

Me convertí en activista y defensora de los derechos humanos desde muy joven, alrededor de los 14 años, debido al contexto que vivíamos. La combinación de haber crecido con la ley marcial, con la presencia de las bases militares estadounidenses en mi ciudad y las realidades locales que enfrentamos, me despertó a las injusticias y atrocidades que sufrió mi pueblo y me impulsó a aprender y actuar. Donde hay bases militares estadounidenses, hay pobreza, acaparamiento de tierras, prostitución, corrupción, etc. Y por supuesto... también hay movimientos de resistencia, movimientos juveniles y una necesidad de personas defensoras de los derechos humanos.

Formé parte del movimiento juvenil y participé activamente en la lucha contra el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático. Participé activamente en la defensa de los derechos del pueblo indígena Aeta (los primeros colonos conocidos en nuestra provincia) cuyas tierras fueron expropiadas o privatizadas para venderlas o arrendarlas al ejército estadounidense. Los y las Aetas fueron desplazados y empujados más lejos de sus tierras, asentándose en condiciones muy duras en las montañas. Algunas de esas personas incluso se quedaron sin hogar. Recuerdo verlas mendigando en las calles, y recuerdo la rabia que sentía por la injusticia que sufrían. La dictadura corrupta abandonó a su propio pueblo en favor de los EE.UU. También recuerdo lo enojada que me sentí al ver cuántas mujeres filipinas que estaban expuestas a situaciones vulnerables y en situación de pobreza tenían que vender sus cuerpos para ganarse la vida….

Sentí el fuego y el llamado en mi sangre a ser parte de un movimiento para defender los derechos de mi pueblo. Esto inició mi camino como líder juvenil y defensora de los derechos humanos. Aprendí sobre la difícil situación de nuestra gente y los impulsores de las violaciones de los derechos humanos a una edad muy temprana. Participé en plantones, discusiones políticas, manifestaciones, etc. Dirigí la primera huelga en mi escuela secundaria para luchar por los derechos de los estudiantes y luché para tener una Carta Magna por los derechos de los estudiantes. Dirigí huelgas masivas que pedían el fin exitoso de la política de poder, la supresión de los derechos de las niñas y los entrenamientos militares fascistas en nuestra escuela, y organicé con éxito el primer boicot en toda la escuela para luchar contra los aumentos de las tasas de matrícula. Me involucré activamente con el movimiento feminista joven y el movimiento de justicia ambiental que inició mi trabajo con Amigos de la Tierra Filipinas. El resto es historia… Soy muy apasionada por los derechos humanos y sigo defendiendo nuestros derechos como parte intrínseca y fundamental de mi vida.

 

¿Hay otras mujeres defensoras de los derechos humanos que la sigan inspirando?

Si muchas. Especialmente de otras líderes estudiantiles y de la organización a la que pertenecí desde 1987 llamada Samahan ng mga Dalagang Pilipina (que se traduce como “movimiento de mujeres jóvenes”). También me inspiró mucho mi propia mamá, una tigresa asiática, (cliché pero cierto). Ella me inculcó que me levantara cada vez que me caía, que continuara aprendiendo y que fuera un líderesa.

Siempre me inspiraré aprendiendo de las feroces feministas filipinas y defensoras de derechos humanos que admiré en mis años como joven activista como María Lorena Barros– mi eterna she-ro – nuestra resistente que luchó contra la dictadura de Marcos y estableció el movimiento nacional de mujeres más fuerte durante la dictadura. Y, por supuesto, en mis años de formación escuché historias de mujeres resistentes y guerreras intrépidas que lucharon valientemente en armas contra muchos colonialistas y opresores como Gabriela Silang, Gregoria de Jesus y Kumander Liwayway. ¡Aspiraba a ser como ellas! Cuando era más joven, tenía muchas ganas de formar parte del movimiento clandestino de resistencia, del que formé parte durante cinco años. Y, por supuesto, las mujeres filipinas que ayudaron a dar forma al feminismo filipino en las últimas décadas: Karina Constantino-David, Sister Mary John Mananzan, Sylvia “Guy” Claudio, Judy Taguiwalo, etc.

Sería negligente si no mencionara a muchas feministas: Ruth Bader Ginsburg, Simone de Beauvoir, Audrey Lorde, Emmeline Pankhurst, Sojourner Truth, Rosa Luxemburg, Gloria Steinem, Tarana Burke, Angela Davis, Claudia Jones, etc.

También están nuestras heroínas recién caídas que murieron peleando: Berta Cáceres (líder hondureña por los derechos territoriales/indígenas), Gloria Capitan (líder filipina por los derechos territoriales), Orouba Barakat (activista siria), Maria da Lurdes Fernandes Silva (líder brasileña por los derechos territoriales), y muchas, muchas más…

 

¿Existen suficientes protecciones y mecanismos de apoyo para las defensoras de derechos humanos en su país de origen?

La República de Filipinas es un país “democrático” y desde que se derrocó la dictadura, se aprobaron muchas leyes (Leyes de la República) que protegen los derechos de las mujeres. También hay un Proyecto de ley sobre defensor de derechos humanos que se aprobó recientemente y que engloba a las defensoras en algún sentido y se utiliza como base para proteger a las defensoras. El problema está en el cumplimiento de estas leyes, la voluntad política del gobierno actual y la falta general de reconocimiento de los derechos de las mujeres y las niñas. Dada la historia patriarcal de Filipinas, una fe católica profundamente arraigada y arraigada y los problemas sistémicos injustos que perpetúa el gobierno actual, las defensoras de derechos humanos a menudo son objeto de violencia, tortura, violación, ejecuciones extrajudiciales o son etiquetadas como terroristas. Una cosa es tener leyes y mecanismos para proteger a las defensoras de derechos humanos y otra cosa es implementarlos. En el contexto filipino, debe haber un cambio estructural y sistémico. Yo, junto con muchas otras personas filipinas, espero que podamos lograr esto en las próximas elecciones nacionales del 9 de mayo de 2022.

 

En su opinión, ¿cuáles han sido los cambios culturales más importantes relacionados con la igualdad de género y los derechos de las mujeres que ha visto en su vida?

Mujeres en el liderazgo y mujeres en la política. Desde el derrocamiento de la dictadura de Marcos, Filipinas ha tenido dos mujeres filipinas elegidas como presidentas. La primera mujer elegida fue la esposa del héroe asesinado Ninoy Aquino; su muerte condujo a la revolución filipina en la década de 1980 que superó la dictadura de Marcos. El pueblo filipino puso en el poder a Cory Aquino, quien era vista como la fuerza unificadora en ese momento. Tener una primera mujer presidenta no significó que los derechos de las mujeres se reconocieran de inmediato o que se produjera la igualdad de género, pero ciertamente fue el momento crucial que ayudó a cambiar las conversaciones en Filipinas y desafió las limitaciones culturales y las creencias religiosas. Con ello, aumentaron los diálogos políticos y las conversaciones sobre la igualdad de género y los derechos de las mujeres y las mujeres en el liderazgo en diversos sectores.

Todavía queda mucho por hacer, especialmente en lo que respecta a la educación inicial sobre la igualdad de los sexos, las relaciones de poder, la educación sexual, etc.

 

¿Cómo le repercute su condición de mujer en su trabajo diario de protección de los derechos humanos?

Como mujer, mi visión es vivir en un mundo justo y sostenible. Un mundo libre de opresión y sistemas patriarcales. Esto me guía en todo lo que hago, y siempre me esfuerzo por ser una líder feminista abrazando mis principios y valores. Esto influye en mi forma de trabajar, de liderar y de ser, donde lucho por el autoconocimiento, el autocuidado y el cuidado de los demás y la seguridad de que ponemos a las personas en el centro de nuestro trabajo. Quiero asegurarme de revisar mis prejuicios y desmantelar los prejuicios inconscientes. Quiero cultivar formas interseccionales e inclusivas de trabajar compartiendo el poder y adoptando un uso transparente de la autoridad y el poder. Me esfuerzo por siempre honrar, respetar y dar reconocimiento. Como mujer de color, quiero asegurarme de mostrar claramente que me siento cómoda en mi propia piel. No me importa cómo de informal pueda ser, ya que sigo alimentando a la 'niña' y la alegría en mí, estoy segura de mis caminos y, por lo tanto, espero recordar e inspirar a otras a que también lo hagan. Esto también incluye dejar de lado cualquier juicio cuando surjan errores, abrazar la humildad y continuar aprendiendo.

Reconozco mi poder como mujer asiática y celebro lo lejos que he llegado, especialmente a la luz de los muchos años que tuve que abrirme camino a través de espacios predominantemente dominados por hombres blancos. Y debido a mis propias luchas personales como mujer de color, espero inspirar a otras mujeres jóvenes de color para que también asuman espacios de liderazgo. Mi contexto me ha hecho sensible a los propios contextos y luchas de otras personas. De eso se trata el liderazgo feminista.

 

¿Qué consejo tiene para las mujeres jóvenes que son testigas de injusticias?

En términos muy breves, concisos y simples: que tomen su espacio, hablen y actúen. En caso de inseguridad y temor por la propia vida, póngase en contacto con la organización DDH más cercana para que le ayude. El silencio ya no es una opción.

 

Con la vista puesta en el futuro, ¿qué le da esperanza?

Es increíble el fuego y la energía de las jóvenes y mujeres de todo el mundo que están tomando su espacio, encarnando el liderazgo y hablando en las calles. Estas  jóvenes no tienen miedo y están cambiando las conversaciones políticas. Me inspiran y tengo la esperanza de que el trabajo que nosotras, desde las generaciones anteriores, hemos estado haciendo no será en vano. Espero con ansias a las futuras lideresas que marcarán cambiarán las cosas, especialmente en los espacios de toma de decisiones nacionales e internacionales.

Por supuesto, anhelo e inspiro que la construcción de nuestro movimiento, que en el pasado era principalmente de naturaleza nacional o regional, se haya vuelto global. Esto es gracias a la tecnología moderna que nos permitió conectarnos de formas que antes no eran posibles.

El papel de Protection International, ahora más que nunca, es más destacado en todo el mundo, no solo porque estamos cumpliendo con nuestro mandato de proteger a las defensoras de derechos humanos, sino, lo que es más importante, porque somos parte del proceso para garantizar que la agencia de las mujeres sea comprendida y reconocida en todo el mundo.