COVID-19 es un desafío para todas las personas y organizaciones en el mundo. También lo es para las personas defensoras de derechos humanos que ahora corren un riesgo aún más grande por defender los derechos humanos y nuestro derecho a defender.


 

#QuédateConDefensores en tiempos de COVID-19" es nuestra Campaña Mundial sobre el Derecho a Defender los Derechos Humanos en estos tiempos difíciles. Con esta campaña queremos hacer un llamamiento a la solidaridad internacional y al reconocimiento de las personas defensoras de los derechos humanos, tanto hombres como mujeres, ya sean individuales o colectivos, en estos tiempos de crisis e incertidumbre.

 

Muchas personas defensoras se encuentran en entornos de alto riesgo y ahora, en el marco de una pandemia mundial, este riesgo está aumentando. Es necesario reforzar su seguridad y protección, en los lugares donde su derecho a defender los derechos humanos está en peligro como consecuencia de las medidas represivas del Estado para frenar la propagación del virus. En muchos casos, las medidas de emergencia adoptadas por los gobiernos pueden dejar de lado las normas internacionales de derechos humanos, lo que constituye una tendencia preocupante que merece nuestra atención colectiva.

 

Por esta razón, pedimos a los que en todo el mundo, con la gran mayoría de nosotras y nosotros que tenemos que quedarnos en casa en este momento para ayudar a erradicar COVID-19, que se queden con las personas DHH y muestren su solidaridad, incluso desde lejos y desde casa, y que no los olvidemos en estos tiempos difíciles. Al hacerlo, nuestro objetivo final es dar fuerza y levantar el ánimo de las personas defensoras, especialmente de las más vulnerables, marginadas y discriminadas, para que puedan seguir cumpliendo su importante y necesario rol y disfrutar plenamente de su Derecho a Defender los Derechos Humanos (RDHR).

 

    ¿Por qué estamos lanzando esta campaña?

     

    El impacto del virus COVID-19 ha llegado a los cuatro rincones del mundo y ha afectado a todas las partes de la sociedad. Sin embargo, algunas partes se han visto más afectadas que otras, especialmente en los lugares donde el derecho a defender los derechos humanos y las personas defensoras corren más peligro.

     

    Muchos ciudadanos carecen de acceso a servicios básicos como el agua potable y el acceso a la atención y los suministros médicos, como el jabón, la mascarilla y el desinfectante para las manos, mientras que los servicios médicos están sometidos a una gran presión. Esto se desprende claramente de las declaraciones publicadas por instituciones y agentes internacionales, como la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que destacan la urgente necesidad de adoptar medidas para proteger a los ciudadanos, especialmente los que se encuentran en entornos vulnerables.

     

    Las prisiones se han convertido ya en lugares en donde los/as ciudadanos/as corren un alto riesgo de que se extienda el virus COVID19, donde las condiciones alarmantes ponen a los/as prisioneros/as, incluidas las personas defensoras de derechos humanos, en una situación de mayor estrés. Asimismo, las personas migrantes, refugiadas y otras personas en situación de apátrida sufrirán gravemente la propagación del virus, como ya lo demuestra el aumento de la xenofobia y el racismo que se les impone en todo el mundo. Las condiciones en las que estas personas sobreviven no son las adecuadas para hacer frente a una pandemia de este tipo. El aumento mundial de la violencia de género y la violencia doméstica es otro resultado alarmante del COVID19, y las cifras muestran que la demanda de servicios de apoyo está aumentando rápidamente en todo el mundo, en particular en las economías más afectadas por la pandemia. Estas son sólo algunas de las multitudes situaciones creadas por la propagación del COVID-19 en todo el mundo.

     

    Este nuevo escenario está afectando gravemente a la vida y la labor de las personas defensores de derechos humanos, especialmente en los entornos en que el derecho a defender los derechos humanos y los defensores corren más riesgos. Frente a esta nueva amenaza, la respuesta de muchos estados ha sido de implementar un estado de emergencia. No obstante, la historia ha demostrado que, en algunos contextos, esa medida puede repercutir negativamente en los derechos humanos y en el derecho a defender los derechos humanos.

     

    Los gobiernos deben abstenerse de utilizar la pandemia de COVID-19 como excusa para tomar medidas represivas contra las personas defensoras de los derechos humanos y sus colectivos. Todas las respuestas a la crisis deben basarse en pruebas, ser legales, proporcionadas, no discriminatorias, limitadas en el tiempo a la duración de la pandemia y respetar la dignidad humana, la independencia y la autonomía. Deben prohibirse las medidas de emergencia que incluyan la vigilancia, la intimidación, la agresión o la represión dirigidas contra los defensores de los derechos humanos.

     

    Aunque estamos viviendo tiempos difíciles y complejos, es esencial que los gobiernos eviten de producir este escenario, que respondan humanamente y a tiempo a las necesidades y a la protección de sus ciudadanos/as y que reconozcan el papel esencial que desempeñan la sociedad civil y las personas defensoras de los derechos humanos.

     

    ¿Cómo puedes unirte a nuestra campaña?

     

    #QuédateConDefensores en tiempos de COVID-19" es también una acción pública en los medios de comunicación social, en la que se pide a cada uno de nosotras y de nosotros que muestre su solidaridad con las personas defensoras de derechos humanos (DDHs) mediante la publicación de mensajes de respaldo y fotografías.

    Todas las contribuciones son bienvenidas, ya sean de individuos o comunidades, siempre y cuando se ajusten al objetivo final de nuestra campaña: mostrar la solidaridad y el reconocimiento internacionales a las personas defensoras de los derechos humanos en estos tiempos de crisis e incertidumbre.

    A continuación algunas pautas generales para que contribuyan a nuestra acción:

     

    • Comparte un mensaje Twitter/Facebook usando el Hashtag #QuédateConDefensores
       
    • Adjunte un selfie con un mensaje de solidaridad para las personas defensoras en tus manos
       
    • Etiqueta a las organizaciones o colectivos de defensores/as con quienes quieres compartir tus palabras de solidaridad
       
    • ¿Quieres contribuir a la difusión de este acto de solidaridad? Etiqueta a tus amigos, gente a la que admiras o a las organizaciones de DD.HH conozcas y llámalos para que se unan a la acción.
       

    Nuestra idea es compartir regularmente estos mensajes e imágenes de solidaridad con las personas DDHs de todo el mundo con quien los equipos de PI están apoyando, especialmente a aquellas que viven en zonas más remotas y aisladas.

    Para agradecer a todas y todos por su participación, también crearemos un álbum en línea que se publicará en los canales oficiales de los medios sociales de PI y en el que se compartirán todas las estupendas fotografías que hayan compartido durante esta acción.

    ¡Muchas gracias por tu solidaridad!

     

    Y no lo olvides, ¡#QuédateConDefensores!

     


     

    Recursos adicionales

     

    COVID-19 ya ha afectado gravemente la vida y el trabajo de las personas defensoras de derechos humanos en todo el mundo. Sin embargo, las situaciones son diferentes de un entorno a otro.

     

    Véanse nuestras últimas declaraciones en las que se aborda este contexto y se comparten recomendaciones con los gobiernos para comprender mejor las diversas necesidades y cuestiones relativas a la protección: